Cuando un pedido requiere de trámites y despacho aduanero, en caso de que genere algún tipo de gasto adicional o impuestos en destino, corren por cuenta del destinatario.


En la mayoría de ocasiones, no es necesario abonar nada más, pero en otros casos sí, en función del tipo de productos o importe o facturas.

 

Para mayor información si lo desea puede contactar con las aduanas o la agencia tributaria en destino.